Cripto desde cero

Smart Contracts: qué son y por qué tienen tanto potencial

Te cuento qué son los contratos inteligentes, para qué sirven, donde se encuentran y cuál es su potencial

Magali Mayo

Internacionalista. Periodista. Apasionada por la innovación y tecnología, la cultura y el desarrollo humano y social. Actualmente es analista de CIPPEC. Antes trabajó en áreas académicas, financieras y de comunicación.

Son varios los proyectos que van apareciendo en pos de aportar nuevas ideas y soluciones descentralizadas a muchos de los procesos centralizados y tediosos de nuestra actualidad; hoy te cuento todo sobre uno de ellos

¿Te suenan los smart contracts? 🤔

Los smart contracts tienen como objetivo máximo eliminar intermediarios para simplificar procesos y, con ello, ahorrar gastos y cargos al consumidor. 

Entonces bien, en esta oportunidad te hablaré sobre estos mecanismos: qué son los contratos inteligentes, para qué sirven, donde se encuentran y cuál es su potencial.

¡Comencemos! 📍

📑 ¿Qué es un Smart contract?

Antes de aprender sobre que es un smart contract, recordemos qué significa un contrato. Un contrato no es más que un acuerdo entre dos o más partes, un marco donde se define lo que se puede hacer, cómo se puede hacer, y que pasaría en el hipotético caso que algo no se cumpla. Es decir, unas reglas de juego que permiten a todas las partes que lo aceptan entender en qué va a consistir la interacción que van a realizar.

Estos contratos, como bien los conocemos, son documentos pactados verbalmente o escritos, por lo cual, su proceso, suele ser caro. Estos documentos están sujetos a las leyes y jurisdicciones territoriales, y en ocasiones requieren de otras instancias burocráticas. Es decir, más costes, tiempo y terceros que intervienen en el proceso. Debido a ello, no son accesibles para cualquier persona. Y, el factor más complejo, es que los contenidos de los contratos pueden estar sujetos a la interpretación de los actores. 

En cambio, un contrato inteligente es capaz de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismo, de manera autónoma y automática, sin intermediarios ni mediadores. Te suenan estas características, ¿no?

Evitan las interpretaciones al no ser verbal o escrito en los lenguajes que hablamos. Los smart contracts se tratan de scripts (líneas de códigos) escritos con lenguajes de programación. Esto quiere decir que los términos del contrato son puras sentencias y comandos en el código que lo forma.

Por otro lado, un smart contract puede ser creado por personas físicas y/o jurídicas, pero también por máquinas u otros programas que funcionan de manera autónoma. Un smart contract tiene validez sin depender de autoridades. Esto se debe a su naturaleza, ya que es un código visible por todos y que no se puede modificar al existir sobre la tecnología blockchain. Esto le confiere un carácter descentralizado, inmutable y transparente.

💡 Los primeros contratos inteligentes

Un informático estadounidense llamado Nick Szabo fue el primero en mencionar públicamente el concepto “contrato inteligente” en un documento en 1995. Dos años después, desarrolló un documento mucho más detallado explicando que son los Smart Contracts

Lamentablemente, pese a definir la teoría, era imposible hacerla realidad con la infraestructura tecnológica existente de aquel momento. Para que los contratos inteligentes se pudieran ejecutar, era necesario que existan las transacciones programables y un sistema financiero que las reconozca, digitalmente nativo. 

Precisamente, lo que él definía como inexistente en 1995, en 2009 (casi 15 años después) se haría realidad con la aparición de Bitcoin y su tecnología, la cadena de bloques.

Bitcoin y los Smart Contracts 📃🖊️

Bitcoin tiene algunos Smart Contracts ya establecidos que se ejecutan por defecto y de manera transparente al usuario. Uno de los casos de uso de Bitcoin son los contratos de distribución para formar acuerdos entre personas a través de la blockchain. 

Algunos ejemplos de smarts contracts en Bitcoin

Las propiedades como automóviles, teléfonos, casas o elementos no físicos, controlados a través de la cadena de bloques, conforman las nombradas smart property

Mediante el uso de los contratos inteligentes se permite que el nivel de confianza sea superior, reduciendo el fraude y los honorarios de mediación para que terceras partes resuelvan. Y es que los Smart Contracts utilizan la tecnología de Bitcoin para mantenerse a pie, algo que también beneficia al ecosistema Bitcoin, pues este nuevo mecanismo atrae miles de nuevos usuarios a su ecosistema. 

Esta lógica que puede aplicarse a las transacciones Bitcoin se realiza a través de un lenguaje propio, permitiendo que sea la misma blockchain quien determine qué hacer basándose en las indicaciones programadas. Esto quiere decir que tenemos una transacción con unas instrucciones de forma distribuida e inmutable, dando una seguridad completa y sin interpretaciones.

Para que sea posible, tiene que haber un proceso completamente seguro que garantice que las partes puedan ejecutar el contrato sin necesidad de una confianza mutua, ni tan siquiera conocerse. 

Los contratos utilizan el sistema descentralizado de Bitcoin para hacer cumplir acuerdos financieros sin dependencia de agentes externos, como los sistemas judiciales que necesitan los contratos formales.

Ethereum y Lisk: otras plataformas innovando con los Smart Contracts 🔏

No todos los proyectos giran únicamente en torno a la red Bitcoin y son ya varias las alternativas. Entre ellas, se destacan inicialmente Ethereum y Lisk

Entro un poco en detalle para describir cada una de ellas… Let's go 🚀

Smart Contracts en Ethereum

Para recordarte, Ethereum es una plataforma descentralizada basada en una blockchain pública como Bitcoin y que además permite ejecutar contratos inteligentes P2P (peer-to-peer) mediante oráculos.

Se basa en toda la teoría de Bitcoin en cuanto a estar distribuido, tener su propia criptomoneda, mineros e incluso su propio blockchain, entre otras cosas. Pero, a diferencia de Bitcoin, Ethereum creó un intérprete de lenguaje de programación  mucho más extenso, permitiendo añadir lógica mucho más compleja dentro del blockchain.

De dicha manera, Ethereum se vuelve una plataforma distribuida que utiliza su criptomoneda (el ether) como la “energía” que a su vez necesita de los contratos para que los mineros puedan ejecutarla.

Es decir, ahora con Ethereum los contratos son programas con muchas más funcionalidades y posibilidades. Aunque para ello, -y esto es algo que mucha gente les critica-, han tenido que crear toda una nueva red de cero, renunciando a la red de Bitcoin (considerada más potente del mundo).

📌 De hecho, te animo a que sigas aprendiendo para entender conceptos básicos de la red Ethereum y empezar a invertir en cripto de forma eficaz y segura. 

Smart Contracts en Lisk

Lisk es una plataforma para crear y ejecutar Smart Contracts de forma descentralizada. Fue lanzada en 2016 presentándose como una de las mejores opciones para desarrollar contratos inteligentes, seguros y rápidos gracias a la utilización de Javascript (el lenguaje de programación más usado) como el lenguaje para la creación de los Smart Contracts, convirtiéndose así en una alternativa a Ethereum en la que el lenguaje de programación utilizado es Solidity.

Tras una exitosa preventa de la moneda que necesitará el contrato para funcionar (el LSK), en la que se recaudaron más de 14,000 bitcoins, Lisk todavía se encuentra en una fase muy inicial, pero ya dispone de varios conceptos de DAPP en los que se está trabajando como el ‘proof of existance’. 

📲 Si no sabes que es DAPP 👉 SE TRATA DE una aplicación de código abierto que se ejecuta sobre una red descentralizada de igual a igual (peer-to-peer), de la cual ninguna entidad tiene un control completo y la información se comparte continuamente entre los participantes. 

¿Qué aportan los Smart Contracts? 🤝

Con todo lo que te dije arriba, seguramente pudiste ver el enorme potencial que tienen los Smart Contracts. Es importante destacar que, al estar distribuido por miles de ordenadores, se evita que una gran compañía los custodie, lo que elimina burocracia, censuras y los grandes costes / tiempos implícitos de este proceso. 

Si juntamos los principios de un smart contract con la creatividad de muchos desarrolladores/as del mundo, el resultado son posibilidades jamás vistas, alternativas de productos digitales accesibles para todos y a costes que rozan la gratuidad. Hablamos de ecosistemas sin figuras autoritarias que someten a su voluntad a sus integrantes. 

Imagina un coche de lujo que se conduce por sí solo (ya no es algo utópico de pensar), financiado en grupo, capaz de autogestionarse y ponerse en disponibilidad de alquiler por sí solo. Todo ello sin una compañía corporativa masiva, como Uber, llevándose el 13 % de comisión como intermediario. 

¿Cuáles son sus desventajas? 👩‍💻👨‍💻

En definitiva, los Smart Contracts están mal programados. 

Los Smart Contracts son capaces de gestionar activos digitales, sujetos a un determinado valor económico, por lo que, en efecto, pueden gestionar dinero. Esto requiere que se haga especial énfasis en la correcta programación del mismo, porque esto podría generar fallas de seguridad, de errores de ejecución o comportamientos inesperados que podrían alterar las transacciones.

Cuando ocurre esto, el dinero puede perderse por completo. En efecto, esto ocurre con frecuencia y sin el know how suficiente, seguirá ocurriendo para muchas iniciativas. Por lo que es realmente importante prestar especial atención en el desarrollo y testeo de estas piezas y códigos de software.

🌐 Un mundo dominado por Smart Contracts 🔏

Hasta aquí llega mi relato de esta apasionante rama de la tecnología blockchain.

Como has visto, algunas plataformas compiten por soluciones similares en un entorno de creatividad constante, pero todos con el mismo objetivo: optimizar factores del sistema tradicional para ahorrar tiempo y dinero a la gente. 

Si retrocedemos a los comienzos de Bitcoin, solo unos pocos se tomarían la molestia de leer este texto (de hecho, ni existiría), menos aún profundizarían sobre la cuestión y decidirían tomar acción en este universo.

Sin embargo, cada vez se vuelve más posible vislumbrar un mañana sin grandes multinacionales monopolizando sectores, sino códigos transparentes que viven infinitamente en una cadena de bloques y son capaces de orquestar la provisión de todo tipo de servicios sin coste (o un coste irrisorio comparado al actual). 

Nos conducimos hacia un mundo global, pero distribuido, sin intermediarios ni grandes empresas, organizando a su dicha bajo la alfombra. Un mundo global con servicios globales, donde los Smart Contracts tienen todas las chances de ser la semilla de un cambio sin precedentes. 

En esto se traducen, a grandes rasgos, los Smart Contracts. Ahora, solo resta crear interfaces sencillas que hagan uso de este potencial. 

¡Esto es solo el principio! 🌎

📲 Únete a Telegram para aprender y operar en comunidad.

Sigue a Wrabbit en Instagram, Twitter y Linkedin para estar al tanto de novedades.

Únete a los que toman el control de sus inversiones

Quiero invertir en cripto

Etiquetas